Hollywood se plantea dejar de vender DVDs en España

4 04 2010

¡Dios mío! Va a ser verdad que la piratería matará al cine, ese pobre agonizante que este año ha tenido un film que ha superado en recaudación a la película más taquillera de la historia, hito hecho hace 12 años, y que ha encontrado en el 3D la forma de gastar menos, pagando a los actores y profesionales mucho menos dinero, para luego tener más beneficios que nunca con la excusa de ponernos unas gafitas y cobrarnos media entrada de más por ellas. Ese pobre casi muerto, que ya nos pide 11€ por persona (casi 2.000 de las antiguas pesetas) por ver una película en 3D.

Va a ser verdad que el pobre agonizante Hollywood, que gana dinero como una tragaperras en la que ha tocado el premio gordo, que hace rentables películas en el mercado del DVD y que ha encontrado un filón de ventas en productos que jamás pensó que podría vender como series de televisión…

Ese pobre Hollywood dice que ahora se vende un 40% menos de películas que hace 5 años, y que por lo tanto tal vez el mercado español no sea rentable porque aquí “la piratería es legal”. Porque aquí existe eso de “la copia privada” y porque los cánones que establecen organismos privados sin control como la SGAE sólo compensa a los artistas por ello y no a las pobres distribuidoras que agonizan por tener que comprar un jet de segunda mano o tener que pagarle sólo el curso de golf a uno de los hijos de sus directivos en vez de a todos. Agoniza como la pobre industria musical que según videntes como Victor Manuel, auguran la muerte de la música en 5 años, cuando las tiendas digitales de música venden cada día más, cuando los artistas cada día hacen más conciertos, y donde cada vez hay más dinero pero el pastel se reparte de otra manera y por tanto las discográficas dicen que ya no quieren si su pedazo del pastel es menos que antes. En esta magnífica sociedad capitalista donde una empresa no va mal si pierde dinero de un año a otro, sino si gana menos que el año anterior.

¿Alguien se ha preguntado por qué el Reino Unido, con un poder adquisitivo a años luz del español, tiene los mismos e incluso menos según qué producto, precios en la cultura? ¿Por qué en España yo pago 70€ por un juego de consola o 30€ por un Bluray, cuando en el Reino Unido, Alemania o Italia, pago lo mismo y sin embargo allí los sueldos y el nivel de vida es más alto? ¿No se han dado cuenta que la solución a la piratería es bajar los precios y adaptarse al poder adquisitivo real de cada país? ¿Por qué el capitalista prefiere vender menos, pero a más precio, que vender mucho a menos? ¿Es normal que como particular la cultura sea más barata comprada en Europa, con gastos de envío incluidos, que comprada en tiendas españolas? ¿Por qué ningún gobierno se preocupa de hacer un observatorio de precios, de medir los márgenes de cada parte integrante desde que la cultura se genera hasta que se nos ofrece como producto, y poner unos límites legales a dichos márgenes que frenen la especulación cultural? (Añado que esto vendría bien también en otros sectores que no son el cultural…) ¿Alguna cabeza pensante en Hollywood se ha planteado que la bajada de ventas puede venir por la bajada en la calidad de las producciones y en que la gente ya tiene todo lo que quiere en DVD y sólo compra las novedades que le gustan, que cada vez son menos porque el cine agoniza como arte y cada vez es más difícil encontrar algo que merezca la pena?

Pero también podemos hablar de modelos de negocio: ¿alguien se ha interesado por saber que en Estados Unidos, la cultura está redefiniendo sus modelos de negocio? ¿Qué en Estados Unidos existe un servicio online de alquiler de películas llamado Netflix, soportado por la gran mayoría de aparatos electrónicos, que por precios irrisorios sustituye el modelo de negocio de los videoclubs, modelo completamente obsoleto y desaparecido, no por la piratería, sino porque el mercado ha cambiado? En Estados Unidos yo puedo comprar por sólo 3$, al día siguiente de su emisión, el episodio de mi serie favorita, sin anuncios y en calidad HD en 5.1, hasta puedo pagar por anticipado la temporada de mi serie y que cuando esté disponible el nuevo capítulo se descargue sólo. Si en España esto no existe, pues tengo que tirar de descargas “ilegales”. No es ilegal cuando no hay una vía legal para conseguir ese producto.

Pero hay más ejemplos: en Estados Unidos puedo alquilar películas por sólo 4$ en calidad HD, 3$ en calidad DVD si es novedad o 2$ si ya tiene tiempo y en calidad DVD, en 5.1 y tengo 30 días para verla. En el momento que la ponga, puedo verla cuanto quiera durante 24 horas y luego se inutiliza el archivo. Nada de rebobinar la película, nada de ir al videoclub a devolverla. Compatible con mi PC, mi Mac, mi Apple TV, mi Iphone… Y es sólo una de las muchas opciones que hay. Pero todo eso no llega a España porque las distribuidoras no quieren que su negocio tenga nuevos modelos, no quieren recibir menos pastel, no quieren que los tiempos cambien, están bien como están. O más bien están bien como estaban antes, e intentan utilizar cualquier método, hasta la presión política y el engaño, para que todo vuelva a ser tan bonito como antes (para ellos, claro).

Si yo me doy un paseo por las diferentes tiendas iTunes Music Store del mundo, me doy cuenta que el mismo disco, que se descarga del mismo servidor en el mismo formato MP3, dependiendo del país, vale más o vale menos, pero no cantidades pequeñas de redondeo en el cambio de divisas, si se aplica. No. En Francia vale menos que en España (en euros), en USA vale menos que España (en dólares) en diferencias de 3 a 6 dólares. Todo, porque son las distribuidoras las que por detrás tocan los hilos y su avaricia rompe el saco de los modelos que funcionan, consiguiendo que Apple tenga que vender canciones más caras que el precio psicológico de los 0,99$, lo que provoca una caída de ventas del 40%, que por supuesto, es culpa de la piratería. ¿Cómo no, señores, para qué darse cuenta que la culpa es de ustedes, de su avaricia y su desdén por fastidiar lo que funciona?

En Estados Unidos, si yo escribo un libro, yo puedo publicarlo directamente en las tiendas online, sin editoriales, sin intermediarios… lo edito y recibo un 70% del beneficio que de el libro, quedándose la librería con el 30%. Incluso si quiero, puedo acceder a venderlo impreso… Luego sólo necesito hacerme publicidad por redes sociales, hacerme un página web donde pueda leerse algún capítulo, orquestar un poco todo y mi negocio está hecho. Pero eso a los libreros y a las editoriales no les gusta, ¿verdad?

La industria cultural no entiende que en el negocio caben todos, los que bajan música, libros y películas online por vías legales y pagando por ellas, y los que los compran físicamente en sus CDs, Blurays o papel impreso. Sólo hay que introducir nuevos modelos y repartir la tarta mejor y más equitativamente. La cultura ha de ser asequible para todo el mundo, atractiva, y que permita obtenerla desde muchos y varios medios. Yo puedo ser un ávido lector, pero en mi casa de 90 m2 no puedo guardar la biblioteca nacional. Necesito que el mercado me de una forma de tener los libros que quiera y que no tenga que irme yo a dormir al trastero. En Estados Unidos eso se llama Kindle de Amazon, por ejemplo. Lo mismo se aplica CDs, DVDs y Blurays… El mundo está cambiando, cambien con él. Y sepan algo, siempre van a existir los tontos que usan la cultura para darse importancia, llenando los discos de 2TB de películas en calidad screener y con CDs que suponen los que son porque lo pone la carpeta, pero que no disfrutan de ello. Esos nunca han formado parte de la cultura. ¡Ah! Y una película bajada no es una persona menos en el cine o un DVD menos vendido. Es tan absurdo que ni siquiera es necesario explicarlo.

Señores, hay una regla de oro: adaptarse o morir. ¿Quieren morir? Mueran (les aseguro que somos muchos los consumidores, y al final morirán). Pero tienen en su mano aceptar los cambios de modelo de negocio, aceptar el nuevo reparto del pastel, dar a los usuarios otras vías, otros medios… no improvisados, mal hechos y sin saber. No pongan ustedes a dirigir una empresa de ordenadores a uno que no sabe lo que es Windows. Pongan a alguien que ha crecido con ellos.

Ahí queda mi aportación para aquel que quiera leerla. Gracias por haber llegado hasta aquí.

P.D. – Según las últimas noticias, esta noticia, publicada en Los Angeles Times, podría haber sido orquestada desde España, por la mano de alguna ministra con conflicto de intereses en su cargo y algunas sociedades privadas de gestión, para “asustar” a la gente en España y ver si así piratea menos. Sony, Paramount, Universal, Fox y la mayoría de grandes distribuidoras españolas han desmentido esto y han dicho que es sólo una conclusión malinterpretada por un medio de comunicación… ¡qué risa me da! Eso se llamaba “tirar la piedra y luego esconder la mano”, ¿no?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: