The Road to the Oscars (III)

3 03 2010

Seguimos con la carrera de este año, que recordemos es más larga de lo habitual, pues son 10 películas las que optan a la estatuilla a Mejor Película. La votación se hará, por todos los miembros de la academia (como es habitual), ponderando las votaciones entre 3, 2 y 1 punto por cada película nominada, de forma que cada miembro vote 3 de ellas. Veremos el resultado que da este cambio de tercio.

DISTRICT 9

El gran Peter Jackson le echó el ojo a la adaptación al cine del videojuego “Halo” (ahora en manos de Spielberg) y para ello contrató a un joven realizador surafricano Neill Blomkamp, con el que comenzó la preproducción. Peleas de derechos entre estudios y dinero de por medio llevó al traste el proyecto, por lo que antes de abandonar, Blomkamp propuso a Jackson la adaptación a film de su corto “Alive in Joburg” sobre alienígenas en un ghetto en Johannesburgo. Jackson dijo que sí, se aprovechó el trabajo de preproducción hecho para “Halo” y de ahí se gestó una de las grandes sorpresas fílmicas de este año.

“District 9” es el resultado de meter en una coctelera un docureality (tipo “Callejeros”) con ese gran clásico de los 80 de la ciencia ficción llamado “Enemy Mine”. Del resultado tenemos una película denuncia que utiliza la metáfora de los alienígenas, para poner de manifiesto las situaciones reales de xenofobía, racismo y situaciones infrahumanas que se dan en los ghettos del país del director. Durante la primera mitad nos encontramos con un docureality que sigue la figura de Wikus Van De Merwe en el desahucio del ghetto de los alienígenas, y mientras avanza el film abandona este formato para ir más hacia una historia más intimista de relación obligada entre el personaje de Wikus y el alienígena que tiene sus propios planes (más hacia “Enemy Mine”). Esto al final da como resultado una película que a mi parecer es difícil de clasificar como buena, aunque también como mala. La mejor palabra que puedo encontrar es “diferente” y la sensación con la que uno abandona el film no es mala, sales con buen sabor de boca habiendo disfrutado de algo bueno, pero dificilmente clasificable.

A estas alturas de la historia es más que loable que una película sea capaz de mostrar “otra forma” de llevar una película y de contar una historia, ya que siguiendo esta fórmula es harto difícil contarla y en esto el director tiene mucho mérito y demuestra su gran trabajo. Tal vez un acercamiento más hacia la ciencia ficción (eliminando la parte de realidad) hubiera dado un punto más concreto a este film, pero en general creo que se merece su nominación y estar donde está, más que por lo que el film sea o deje de ser en cuanto a film y calidad, por lo que representa como logro dentro del séptimo arte y de su impecable realización y puesta en escena. Creo que la nominación en este caso ha representado un reconocimiento al film por lo que ha aportado a un género como la ciencia ficción. Mención aparte los impresionantes efectos digitales (made in Weta Digital) de los que hace gala y que integran a los alienígenas en su entorno real como pocas veces se ha visto.

P.D. – Curiosidad al canto: el anuncio del Transformer Citroën bailando al ritmo musical pegadizo es dirigido por Blomkamp.

INGLORIOUS BASTERDS

Quentin Tarantino es, a estas alturas, un más que conocido director, capaz de hacer absolutas obras maestras como “Pulp Fiction”, “Kill Bill” o algunas otras. A su vez, es su primera incursión en el cine bélico, sin ser bélico, y donde incluso se permite el lujo de “inventarse la historia” aunque siendo quien es… se le permite.

“Malditos Bastardos” es la adaptación libre (tan libre que el guión de Tarantino opta al Mejor Guión ORIGINAL) del film italiano de 1.978 “Quel Maledetto Treno Blindato” de Enzo Castellari (quien hace un cameo en el film de Tarantino), que cuenta la historia de una tropa de rebeldes a los alemanes (los Bastardos) capitaneados por el teniente Aldo Raine (Pitt), que se dedican a matar nazis a diestro siniestro. En el otro lado del espectro, un espectacular Christoph Waltz (el papel del año, sin duda) da vida al coronel Hans Landa, asesino frío y cínico de judíos de una inteligencia, perspicacia y frialidad increíbles. El hilo conductor es un atentado contra el tercer Reich, a dos bandas, por una los bastardos y por otra una joven judia que perdió a su familia (a manos de Landa) y va a vengarse a lo grande. Con estos ingredientes, Tarantino crea una mezcla de cine bélico, con toques de humor ácido satírico, y el género que da por llamarse “cine dentro del cine”. El resultado final es para muchos brillante, aunque para mi no me termina de cuajar, cosa que en los últimos tiempos viene siendo demasiado habitual.

No niego que “Inglorious Basterds” sea un gran film, pero a mi parecer no está a la altura de otros como los ya mencionados, y el producto queda carente de la redondez del plato que lo hubiera convertido en un film histórico como algunos de sus trabajos anteriores. Da la impresión que en este proyecto, o no ha tenido tanta mano como en otros proyectos personales, o no ha tenido tanto tiempo para cerrar un producto más trabajado o ha querido meter demasiado Tarantino en tan poco sitio. El caso es que, irónicamente, un tremendo Waltz devora sin piedad todo lo que pasa por su lado (interpretativamente hablando) dejando al resto del elenco en meras anécdotas (sobre todo a Brad Pitt quien casi parece más caricaturizar un personaje que interpretarlo) y eso juega en contra de la película, la que en realidad resulta la conjunción de varias escenas que se alargan en exceso (Tarantino y sus interminables diálogos, a veces tan geniales y bien puestos, no en este caso) y que pintan una línea argumental rematadamente simple para lo que la película quiere encarar, pillando el “final alternativo” de la historia que todos conocemos un poco desprevenido al espectador. Detalle aparte, el amor de Tarantino por el Maestro Morricone, en este caso le juega una mala pasada, pues los scores de spaghetti western que se saca de la manga no encajan (en Kill Bill lo hacían a la perfección). De hecho, en parte, el intento de hacer un spaghetti western sobre la Segunda Guerra Mundial es una de las cosas que ha jugado en contra del film. A mi entender, no funciona la mezcla.

Sintetizando un poco, este film vuelve a quedarse (ojo, insisto que es un gran film, pero duele que hubiera podido ser magnífico), como por desgracia pasa mucho ultimamente, en un podría haber sido pero al final no ha podido ser. Una lástima (otra para la cuenta, y van…).

Como opciones al Oscar, se perfila como una de las tres favoritas junto a “The Hurt Locker” (no por Dios) y “Avatar” (ok, aceptamos nave como na’vi…).

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: