“Monstruos Contra Alienígenas” (o “Historia de Susan”)

19 04 2009

Tras un largo periodo de tiempo en que no hago reviews de ninguna película, ahora me pongo a revisar las dos películas que vi el otro día (en sesión doble una tras otra). La verdad que, resumiendo, fue grato encontrar dos films buenos y a la altura de las circunstancias. Empecemos por ahora por el primero y más adelante haré la reseña del segundo. Comenzamos con la divertida “Monsters versus Aliens”.

Monstruos Contra Alienígenas, lo nuevo de Dreamworks y su primer film en 3D

Monstruos Contra Alienígenas, lo nuevo de Dreamworks y su primer film en 3D

Primera aproximación de Dreamsworks Animation al mundo del cine en 3D. Realmente, a pesar del encarecimiento de 3€ en el precio de la entrada, merece la pena verla en este formato y disfrutar de un producto bien hecho y facturado. La película, muy animada y simpática, tiene una factura más que excelente y mezcla perfectamente toques de realidad en su animación, todo lo que supone el entorno de la historia con ciudades, estructuras, etc, mezclado con un claro diseño de personajes llevados al límite de la ridículo y con una exageración teatralizada en exceso de todos sus personajes, similar al estilo años 50 de títulos de serie B al que, como es lógico, hace homenaje, unido a la caricaturización extrema de los personajes y su diseño.

Esta película supone para Dreamworks, la vuelta al espíritu de los primeros “Shrek”, que ya se inició con la gran “Kung-Fu Panda”, donde se mezclaba una historia, personajes y ambientación para niños, pero con guiones y guiños para los adultos que puedan disfrutar del film, y un trasfondo dentro de la historia pensada para el adulto que va a ver el film y no solamente para los niños (horrososos casos como “El Espantatiburones” o “Madagascar” son algunos ejemplos de como un film está hecho para llegar únicamente al público infantil). Walt Disney siempre dijo que lo que había que perseguir en un film de animación era llegar a todo el mundo, no sólo a los niños sino también a los padres. Esa máxima es que la debería aplicarse en todo el cine de animación para todos los públicos que se hace hoy día.

En cuanto al guión, resulta curioso que la película se llame “Monstruos Contra Alienígenas” pues realmente el film trata, es y está diseñado al servicio del personaje de Susan, que es el alma matter de la película y la que sirve de tren de la historia, incluso de justificación del propio ataque alienígena (y hasta aquí podemos leer). Sin duda, este personaje, a mi parecer, está muy bien resuelto y llega al espectador, mientras que el resto de monstruos no dejan de ser secundarios cómicos que aportan algunos buenos momentos al film, pero absolutamente nada a la historia. La película está plagada de escenas de lucimiento del 3D (véase el juego de pelota y raqueta al comienzo del film o los vuelos del general) y de gags de humor absurdo, en la mayoría de las ocasiones bien colocados para hacer surgir la carcajada con lo exagerado de la situación. Como era de esperar, la película tiene su moraleja y su lección a aprender para generaciones futuras, pero bien integrada en la historia y coherente con toda la historia, por lo que podemos decir que el guión y realización del film son ejemplares.

Carolina Cerezuela en la premiere de Monstruos Contra Alienígenas. Ella es la voz de Susan, Gnórmica.

Carolina Cerezuela en la premiere de "Monstruos Contra Alienígenas". Ella es la voz de Susan, Gnórmica.

La película tiene, sin embargo, en su versión castellana, un pequeño defecto, y recalcamos el término “pequeño”. Su nombre es Carolina Cerezuela (sí sí, la preciosa rubia “tonta” de Camera Cafe). Ella es la encargada, por alguna decisión estúpida de la distribuidora, de poner voz a Susan, el personaje principal como ya hemos dicho. Esto hace que durante todo el film, choque diametralmente con actores de doblaje de la talla de Pep Antón Muñoz (el doctor Cucaracha, voz habitual de Hugh Grant) o Jordi Boixaderas (el Eslabón Perdido, voz habitual de Russell Crowe o Daniel Craig) en cuanto a calidad de interpretación y manejo de la voz, incluso con José Luis Gil (conocido presidente de esta nuestra comunidad) que pone voz a Gálaxar, el malo del film. Sin embargo, no todo van a ser malas críticas para la señorita Cerezuela. Siendo detractor absoluto del intrusismo profesional de “famosetes” dentro de películas de estreno, hay que reconocer el mérito a la señorita Cerezuela, que al final obtiene un aprobado alto en su trabajo, ya que consigue empastar muy bien su voz con el personaje y darle la vida y el cariz que este necesita, por lo que hemos de decir, que por suerte, esta película no puede englobarse dentro de esa enorme cantidad de films destrozados por sus pésimos doblajes y que quedarán mutilados para la historia, como “El Resplandor”, “Madagascar”, “El Espantatiburones” o algunas otras. Esta podemos meterla dentro del saco de doblajes de famosos que han superado la prueba, como “Kung-Fu Panda” , “Buscando a Nemo” o “Aladdin”.

El compositor Henry Jackman

El compositor Henry Jackman

Nota interesante, la música del novato Henry Jackman (apadrinado en la producción por el gran Hans Zimmer) que cumple con su función con buena nota y aporta una nota de excelencia a la banda sonora, que también está plagada de canciones conocidas de los años 50 (muy propio) y de notas de otras bandas sonoras que acompañan geniales gags (en los que algunos me reí yo sólo en toda la sala, para qué engañarnos). La música es muy al estilo de Remote Control (antigua Media Ventures) casa de producción musical creada por Hans Zimmer donde Jackman ha desempeñado funciones de compositor de música adicional para grandes obras de los últimos años como “El Caballero Oscuro”, “Kung-Fu Panda”, “Piratas del Caribe 2 & 3” o “El Código Da Vinci”, pero acertada en tus toques de ficción y épicos. Los que estén acostumbrados a oir el sonido “Zimmer” notarán la firma del alemán en su música, que da un buen toque al film, aunque como buen pupilo, Jackman consigue dar su toque propio a la música. Desde luego ha de ser un alumno aventajado para haberle dado una oportunidad tan especial en esta ocasión, y por lo menos por mi parte, creo que no debido decepcionar a su Maestro.

Resumiendo, recomendada de ver, sobre todo en 3D. Y señores, apunte al respecto: los sistemas de proyección de cine 3D son dos, el Real D 3D y el Dolby 3D Digital. El primero requiere una pantalla plateada específica, un proyector especial no utilizable para otros menesteres pero aporta una gafas baratas. El segundo, se proyecta sobre una pantalla estándar, la cámara que utiliza es una de alta definición digital normal que puede usarse para cualquier proyección digital que no sea 3D pero tiene unas gafas polarizadas con unos cristales especiales que hacen que cada una valga unos 500€. ¿Cuál es el mejor? Es discutible, pero tras varias lecturas e información, puedo aconsejar que el sistema de Dolby es más nítido, con mejor brillo y contraste en pantalla, más claro, y cansa menos los ojos (muy importante, porque preparaos a salir con la vista ligeramente cansada de uno u otro sistema). Este sistema lo tenéis en Kinépolis (Madrid, Granada y Valencia) y el otro en las cadenas de cine Cinesa repartidas por toda España. El logotipo que acompaña la película que reza Tru3D es el sistema de creación de imagenes tridimensionales, creado por Dreamworks, para sus films, igual que Disney tiene otro llamado Disney Digital 3D, en la que en breve veremos estrenada la esperada “Up”, nueva obra maestra de la factoria Pixar Animation Studios.

Si queréis saber más sobre el cine en 3D, no dudéis en leer el artículo que escribí hace algunos meses al respecto. El futuro: el cine en 3D.

Anuncios